Como nos afectan los problemas personales cuando trabajamos en Marketing

problemas personales y trabajo
by: Eli Christman

Todos nosotros debemos enfrentar cuestiones personales y problemas de algún tipo durante nuestra vida. Seamos realistas, cuando se presentan las principales cuestiones familiares y personales, tu tiempo y energía van a estar centrados en la solución de estas dificultades. En consecuencia el trabajo y todo lo que relacionado con este se volverán más difíciles y de acuerdo al nivel de estrés, estos pueden ser difíciles de llevar adelante, mas si trabajas en Marketing y el trabajo continuo así como el estrés nunca paran.

Para poder superar una situación personal difícil, encontrando el equilibrio adecuado, es importante separar un terreno de otro, al tiempo que se debe buscar la ayuda adecuada. Se debe evitar someterse a sacrificios personales, ya que no tiene caso esforzarse en los campos que no son factibles.

Tú eres lo mas importante

Tú no eres una máquina, eres un ser humano, por lo que debes aceptar la realidad tal como es sin deformar tu propia visión. Castigándote a ti mismo vas a lograr nada, salvo una baja autoestima algo que sólo se sumaría a las circunstancias ya difíciles.

Acepta el hecho de que no vas a estar encerrado en tu oficina durante este tiempo. En lugar de tomar el enfoque de «encerrado en ti mismo», trata de compartir con la gente que te rodea.

Comunica tu situación a tus superiores en el trabajo

El hecho de estar pasando por un mal momento puede afectar la calidad de tu trabajo. Lo quieras o no, es mejor comunicar esto a tus superiores, o asociados en tu lugar de trabajo. Diles que estás pasando por una situación personal complicada, pero no des demasiados detalles, a menos que estés hablando con alguien de confianza. Esto los pondrá en antecedentes si deseas tomarte unos días para resolver esta situación.

Comprensión para tus cercanos

Dejarlos en la comprensión de las cuestiones personales que estás experimentando. Darles un entendimiento de que tu situación requiere tu ausencia de la oficina. Por supuesto que no hay necesidad de compartir detalles a menos que lo desees. A veces, cuando dejas que los demás sepan de las circunstancias, también se establecen adecuadamente las expectativas de tus compañeros de trabajo. También les permite ser más comprensivos y proporcionan una manera de extender la mano y ofrecer ayuda.

Buscando soluciones a nuestros problemas

Algunas personas prefieren «trabajar a través de una crisis” y otros pueden beneficiarse de tomar un tiempo libre o tomar unas vacaciones no programadas. Dependiendo de las circunstancias, es posible que desees considerar la posibilidad de tomar un año sabático. A menudo pensamos que estamos manejando las cosas realmente bien, pero no tenemos la seguridad.

Es importante que si sigues trabajando que no permitas que esto interfiera con lo que haces. En algunos casos, dichas dificultades pueden ser vistas como distracciones en un lugar de trabajo, y pueden ser una fuente de problemas con tus superiores o incluso con colegas.

Entonces se amable contigo mismo, pide ayuda a los demás si las circunstancias lo amerita y agradece abundantemente lo recibido. La mayoría de las personas no se atreven a pedir ayuda, quizás por vergüenza.

Es posible que en un determinado momento necesitemos las cercanías y apoyo de nuestros compañeros de trabajo, en tiempos de carácter difícil. Entonces acepta el apoyo que te ofrecen y por tu parte continúa yendo al gimnasio, jugar al golf, leer un libro o tomar un baño relajante.

Evita las situaciones estresantes

Si estás pasando por una situación personal complicada, no tiene sentido que sumes más preocupaciones a las que ya tienes. Deja de lado los problemas secundarios y no dejes que tu ánimo se altere por situaciones que podrían evitarse con sencillez.

Haz todo lo que esté a tu alcance para centrar tus energías en el problema que te aqueja. Una resolución satisfactoria debe ser tu objetivo. Todo lo demás puede esperar.

Medita

Los beneficios de la meditación son bien conocidos y han sido documentados en incontable cantidad de libros y artículos. Meditar no solo te ayuda a encontrar la solución de un problema, sino que además equilibra tu cuerpo y lo aleja de momentos de tensión muy dañinos.

No tienes que sentarte en una posición de yoga para hacer una buena meditación. Quedarte en un cuarto recostado con una música suave puede tener el mismo efecto. Medita para que tu mente te de la solución a este problema.

Toma una decisión

A veces la solución no es demasiado satisfactoria, pero es muy concreta. Puede ser un camino que tenga solo un beneficio: acabar con este problema. Debes tener el valor de aceptar todo lo que implica, incluso si esto significa que debas empezar otra vez.

El temor es capaz de paralizar y de retrasar indefinidamente el fin de un problema personal. Esto hace que de todas formas dicha situación termine de por sí sola, y no de la mejor manera. Por eso, esto debe estar en tus manos.

Recupera tu lugar en el trabajo

Una vez superado el problema, a pesar del dolor debes saber regresar al trabajo. Piensa que no solo lo necesitas. También has invertido mucho tiempo y esfuerzo en progresar en él, por lo que no puede dejar se malogre.

Diles a tus superiores que has superado el problema que te importunaba, y que has vuelto para poner todas tus energías en tu tarea. Demuestra incluso que a partir de este momento, vas a hacer incluso mejor.

Ámate y te amarán

Cuando trabajas en el cuidado de ti mismo, percibidas que eres capaz de enfrentar los problemas personales de tu vida. Acepta las facetas de la vida, los ciclos de problemas personales con sus éxitos y fracasos, fluyen y refluyen, y aprenderás a fluir de la con ellos y a conocer más acerca de ti mismo.

Te darás cuenta que en tu trabajo, en el desempeño de tu propia profesión, existe más comprensión y apoyo de lo que te imaginas.

Porque ¿qué significa amarte a ti mismo? No hay que confundir el amor de sí mismo con el amor propio, son dos pasiones que difieren por su naturaleza y sus resultados. El amor de sí mismo es un sentimiento benigno que lleva a todo ser a cuidar de su propia existencia, y que dirigido en el ser humano por la razón, produce humanidad y virtud.

El amor propio no es más que un instrumento azaroso, que lleva a cada ser a prestar más atención a sí mismo que a todos los demás seres, que inspira a los hombres a inflingirse con reciprocidad y que constituye la verdadera fuente del desamor y deshonor.